A la hora de almacenar muestras biológicas que posteriormente utilizaremos en nuestro proyecto de investigación, la selección de la temperatura más apropiada para hacerlo depende de factores como el tipo de material biológico, la solución en la que esté suspendida, la aplicación de la muestra o el tiempo de almacenamiento previsto, entre otros.

En esta entrada os traemos un resumen de las temperaturas de conservación más habituales para almacenar muestras biológicas.

 

Temperaturas para almacenar muestras biológicas

1.- Almacenamiento a Temperatura ambiente (15ºC / 27ºC)

El almacenamiento a temperatura ambiente presenta la ventaja de que la muestra estará disponible para ser utilizada de manera inmediata, y los costes y recursos asociados a la infraestructura de almacenamiento son menores que en el caso de los sistemas de frío.

Sin embargo, solo algunas muestras son aptas para ser almacenadas en estas condiciones. Entre las muestras biológicas que se pueden almacenar a temperatura ambiente cabe destacar:

  • Muestras liofilizadas.
  • Tejidos embebidos en parafina.
  • Muestras de saliva para estudios de DNA genómico con el preservante adecuado.
  • Muestras con preservantes que permitan su estabilidad a temperatura ambiente.
  • Fluidos biológicos durante cortos periodos de tiempo desde su obtención (2-4h).

 

2.- Refrigeración (4ºC / 8ºC)

La refrigeración de las muestras biológicas es una buena solución para el almacenamiento a corto plazo de las muestras que resulten estables a temperaturas entre 4 y 8ºC.

Pueden almacenarse refrigerados:

  • Los reactivos biológicos como enzimas o anticuerpos que se utilicen con frecuencia.
  • Los líquidos biológicos previamente centrifugados, hasta un máximo de 24h.

 

3.- Congelación (-20ºC)

La congelación es la técnica de elección para almacenar muestras biológicas durante cortos periodos de tiempo, en aquellos casos en los que no sean estables a temperaturas mayores.

Suelen almacenarse a -20ºC:

  • Los ácidos nucleicos (DNA/RNA).
  • Las muestras de plasma, hasta un máximo de 4 semanas.
  • Reactivos biológicos alicuotados que se prevean utilizar en el corto plazo.

 

4.- Ultracongelación (-80ºC)

La ultracongelación a -80ºC es el método de elección para almacenar muestras biológicas a largo plazo, ya que previene la degradación de ácidos nucleicos, proteínas y otras biomoléculas.

Entre las muestras que se almacenan ultracongeladas se encuentran:

  • Tejidos y órganos.
  • Ácidos nucleicos (DNA/RNA) que no se prevean utilizar en el corto plazo.
  • Células.
  • Muestras de plasma.

 

5.- Criogenización (-150ºC / -190ºC)

La criogenización es el método de referencia para almacenar muestras biológicas durante largos periodos de tiempo. Al conservarse a temperaturas tan bajas (<-135ºC), se suspende por completo la actividad biológica en la muestra, evitando los procesos de degradación.

La criogenización suele ser el método de elección para la conservación a largo plazo de:

  • Tejidos y órganos.
  • Células.

 

 

Quizá también te interese:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This