La unión entre un antígeno y un anticuerpo puede verse afectada por factores como la temperatura, el pH, los componentes de los buffers y la concentración relativa de antígeno/anticuerpo.

La concentración de antígeno es un factor que difícilmente se puede modificar, por lo que es necesario titular los anticuerpos mediante una serie de diluciones, para determinar la concentración óptima de trabajo en cada caso. Esto debe hacerse para cada aplicación, y teniendo en cuenta las condiciones experimentales de cada ensayo.

¿Para qué titular los anticuerpos?

Los principales objetivos que se persiguen con la titulación de anticuerpos son:

  • Optimizar el consumo del producto, ajustando la cantidad de reactivo y reduciendo por lo tanto los costes.
  • Reducir el ruido debido a uniones no específicas del anticuerpo, así como uniones de baja afinidad, por el exceso de anticuerpo en el medio.
  • Aumentar la sensibilidad del ensayo, ya que concentraciones de anticuerpo demasiado bajas podrían comprometer la señal.

 

Cómo titular los anticuerpos

La titulación de los anticuerpos es un paso necesario para optimizar la dilución de estos biorreactivos para cada ensayo.

La concentración óptima será aquella que proporciones un mejor ratio señal/ruido. Esta concentración debe determinarse individualmente para cada ensayo, y para ello el método más frecuentemente utilizado es el de las diluciones seriadas.

Para llevar a cabo un experimento de titulación de anticuerpos, es necesario fijar el tiempo de incubación, así como las diluciones experimentales del anticuerpo que se van a ensayar. Cada una de estas diluciones debe ensayarse sobre el mismo tipo de muestra para mantener las condiciones experimentales.

Habitualmente, la consistencia entre lotes de los anticuerpos comercialmente disponibles suele ser alta, por lo que una vez titulados, no suele resultar necesario repetir este proceso en el futuro. No obstante, y particularmente en el caso de los anticuerpos policlonales, se recomienda titular de nuevo en caso de detectar cambios no esperados en los resultados.

 

Diluciones recomendadas para titular los anticuerpos

Incluso en aquellos casos en los que el fabricante indique la dilución de trabajo recomendada en la hoja técnica, es recomendable titular los anticuerpos en nuestro laboratorio. En estos casos, partiremos de la dilución recomendada por el fabricante, y llevaremos a cabo el ensayo con esa y al menos otras cuatro diluciones más: 2 mayores y 2 menores.

En caso de que no dispongamos de una dilución recomendada, podemos guiarnos a partir de la siguiente tabla, donde se indican las diluciones recomendadas en función de la técnica y la fuente de anticuerpos.

Titular los anticuerpos

 

Optimizar las diluciones de trabajo mediante la titulación de anticuerpos es fundamental para el correcto desarrollo de los ensayos, así como para la optimización de costes en el laboratorio. Si tienes cualquier duda sobre cómo debes titular los anticuerpos, no dudes en contactar con nuestro equipo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This