Los anticuerpos policlonales son colecciones de inmunoglobulinas producidas por distintos linajes de linfocitos B, que aunque reconocen un mismo antígeno, reaccionan con distintos epítopos del mismo. Por otro lado, los anticuerpos monoclonales son producidos por un único clon de linfocitos B, y presentan una afinidad monovalente, es decir, no solo reconocen un mismo antígeno, sino que también se unen al mismo epítopo del mismo.

¿Quién no se ha preguntado alguna vez si son mejores los anticuerpos monoclonales o policlonales? Para dar una respuesta a esta pregunta, primero debemos conocer las diferencias que existen entre ellos.

Diferencias entre anticuerpos monoclonales y policlonales

Para analizar las diferencias entre anticuerpos monoclonales y policlonales, desglosaremos las ventajas e inconvenientes que presenta cada uno.

Ventajas e inconvenientes de los anticuerpos monoclonales y policlonales

ANTICUERPOS MONOCLONALES (MAb)

  • Ventajas:
  • Especificidad: Al reconocer un único epítopo, su especificidad es mayor, reduciendo la probabilidad de reacciones cruzadas y el ruido de fondo en los ensayos.
  • Reproducibilidad: No presentan variabilidad entre lotes, por lo que si las condiciones de un determinado ensayo se mantienen constantes, los resultados son altamente reproducibles
  • Cantidad: Los hibridomas son líneas celulares inmortales con capacidad para producir cantidades ilimitadas de anticuerpos monoclonales altamente específicos.
  • Inconvenientes:
  • Producción: el desarrollo de hibridomas requiere un plazo de tiempo más extenso, implicando mayor coste y el uso de tecnología más compleja que exige personal especializado.
  • Intolerancia a cambios en el antígeno: al reconocer un único epítopo, en el caso de que este sufra alguna modificación por el tratamiento químico de la muestra, dejará de reconocer la proteína diana.
  • Especificidad: la alta especificidad que presentan los anticuerpos monoclonales puede convertirse en un inconveniente en aquellos casos en los que se busque, por ejemplo, detectar varias proteínas distintas pero con gran homología entre ellas.

ANTICUERPOS POLICLONALES (PAb)

  • Ventajas:
  • Afinidad: al estar constituidos por una mezcla de anticuerpos que reconocen distintos epítopos de una misma proteína, presentan una alta afinidad por el antígeno, lo que permite amplificar la señal en el caso de proteínas con bajos niveles de expresión o que se encuentren en bajas cantidades en la muestra a analizar.
  • Tolerancia a cambios en el antígeno: al reconocer distintos epítopos, son mucho menos sensibles que los anticuerpos monoclonales a los pequeños cambios que puedan ocurrir en la proteína diana como resultado de polimorfismos, heterogeneidad de las glicosilaciones, desnaturalización, etc.
  • Robustez: debido a su capacidad para unirse a distintos epítopos de la proteína diana, los resultados obtenidos con anticuerpos policlonales suelen ser generalmente más robustos.
  • Producción: el proceso de producción de anticuerpos policlonales es relativamente rápido y sencillo, implicando un menor coste.
  • Inconvenientes:
  • Reproducibilidad: al implicar el uso de animales distintos para la producción de nuevos lotes, estos pueden presentar variabilidad, dificultando la reproducibilidad de los ensayos.
  • Especificidad: al no ser específicos, los anticuerpos policlonales pueden dar lugar a reactividad cruzada e incremento de la señal de fondo.

Entonces, ¿son mejores los anticuerpos monoclonales o policlonales?

Una vez conocidas las diferencias entre anticuerpos monoclonales y policlonales, será mucho más sencillo seleccionar el que mejor se ajuste a nuestro experimento, en base al tipo de antígeno y la aplicación o ensayo que tengamos entre manos.

Por ejemplo, para aplicaciones que requieran grandes volúmenes de anticuerpos y exijan reproducibilidad entre ensayos, o cuando pretendamos discernir entre dos isoformas de una proteína, lo más adecuado será optar por un anticuerpo monoclonal.

Sin embargo, si trabajamos con técnicas que requieran una alta afinidad, como es el caso de la inmunoprecipitación, o cuando contemos con un presupuesto más limitado, podríamos decantarnos por un anticuerpo policlonal.

El hecho de que existan diferencias entre anticuerpos monoclonales y policlonales, no implica que unos presenten mayor calidad respecto a los otros. Esto dependerá de la aplicación prevista, técnica en la que se vayan a utilizar, presupuesto disponible (en el caso de optar por una producción a medida) y la recurrencia de su uso.

 

Para terminar, te recordamos estas entradas relacionadas que también te pueden interesar:

NEWSLETTER ¡No olvides suscribirte a nuestra newsletter aquí para recibir las actualizaciones semanales de este blog de investigación y anticuerpos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This