Los anticuerpos que se utilizan en investigación para la detección de antígenos en ensayos bioquímicos, de biología celular o histológicos, entre otros, pueden clasificarse como primarios o secundarios en función de su capacidad de unión y su aplicación.

En esta entrada analizamos las principales 5 diferencias entre anticuerpos primarios y secundarios que nos ayudarán a seleccionar el reactivo más apropiado para nuestro inmunoensayo.

 

5 diferencias entre anticuerpos primarios y secundarios

 

1.- Capacidad de unión

  • Anticuerpos primarios: Se unen directamente al antígeno al reconocer un epítopo específico de este.
  • Anticuerpos secundarios: Se unen a un anticuerpo primario, concretamente a la región Fc del mismo. Este dominio Fc es igual para todos los anticuerpos de una misma clase en una especie determinada, por lo que un mismo anticuerpo secundario será capaz de unirse a distintos tipos de anticuerpos primarios.

 

2.- Fuente de obtención

  • Anticuerpos primarios: El host u organismo en el que se obtiene un anticuerpo primario debe ser de una especie distinta a la de la muestra en estudio.
  • Anticuerpos secundarios: El host en el que se genera un anticuerpo secundario debe ser de una especie distinta al host en el que se obtuvo el anticuerpo primario para garantizar así la reactividad frente a este.

 

3.- Uso de los anticuerpos

  • Anticuerpos primarios: El uso de un anticuerpo primario es indispensable en cualquier inmunoensayo para la detección del antígeno de interés.
  • Anticuerpos secundarios: Solamente son necesarios en determinados inmunoensayos en los que se requiera una amplificación de la señal o en los que no sea posible marcar el anticuerpo primario para su detección.

 

4.- Marcaje

  • Anticuerpos primarios: Solamente se marcan en el caso de inmunoensayos directos para su detección directa.
  • Anticuerpos secundarios: Siempre deben ir marcados ya que su función es la detección y amplificación de la señal.

 

5.- Clonalidad

  • Anticuerpos primarios: Pueden ser tanto monoclonales como policlonales en función de la aplicación a la que se destinen. Los monoclonales aportan especificidad y reproducibilidad mientras que los policlonales ofrecen una mayor sensibilidad.
  • Anticuerpos secundarios: Aunque los anticuerpos secundarios también pueden ser monoclonales o policlonales, es mucho más frecuente la selección de estos últimos puesto que posibilitan la unión de varios anticuerpos secundarios a un mismo anticuerpo primario logrando así una mayor amplificación de la señal.

 

Entradas relacionadas:

NEWSLETTER ¡No olvides suscribirte a nuestra newsletter aquí para recibir las actualizaciones semanales de este blog de investigación y anticuerpos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This