Redactar un protocolo de laboratorio es una tarea de gran relevancia puesto que de ello dependerá que los ensayos y experimentos resulten reproducibles, cuestión fundamental en el ámbito de la investigación científica.

En esta entrada te traemos 5 claves que, una vez diseñado tu experimento, te ayudarán a redactar un protocolo de laboratorio reproducible y efectivo.

5 Claves para redactar un protocolo de laboratorio

1.- Contextualizar la metodología del ensayo

A la hora de redactar un protocolo de laboratorio, el primer factor a tener en cuenta es que el usuario del mismo puede ser desde un estudiante en prácticas o un investigador no familiarizado con esa metodología, hasta un postdoc o un investigador principal.

En cualquier caso, es probable que todos ellos agradezcan contar con una sección introductoria que muy brevemente describa el propósito del ensayo, la hipótesis sobre la que se basa, los objetivos a alcanzar, el uso potencial o previsto de los resultados y cualquier otra aproximación general.

2.- Hacer un listado de todo el material necesario

Antes de comenzar a redactar un protocolo de laboratorio, es fundamentar crear un listado tanto de los reactivos como del equipamiento que será necesario para llevar a cabo el experimento o ensayo que vamos a describir.

  • Reactivos: de cara a facilitar el proceso de adquisición, así como de tener la información accesible para cuando llegue el momento de publicar, es conveniente recoger al menos la siguiente información:
    • Fuente/proveedor
    • Número de catálogo
    • Número de lote (si aplica)
  • Equipamiento: si es preciso, se debe indicar no solo el nombre o tipo de equipo a utilizar, sino también las especificaciones técnicas concretas que se precisan para nuestro experimento.

3.- Detallar los requerimientos previos

Otra de las claves es incluir en el protocolo el detalle de cualquier requerimiento previo al inicio del ensayo que sea importante tener en cuenta, como por ejemplo:

  • Preparación de soluciones o tampones que se vayan a utilizar durante el ensayo
  • Encendido, precalentamiento, etc. de determinados equipos

4.- Describir el método de forma detallada pero concreta

Este es el apartado grueso del protocolo donde se deben describir todos los pasos a seguir para llevar a cabo el experimento, los controles a utilizar y la forma en la que se medirán e interpretarán los resultados.

Este apartado debe ser:

  • Lo más detallado posible
  • De fácil lectura, haciendo uso por ejemplo de puntos numerados o viñetas
  • Incluir trucos, consejos o notas basados en la experiencia previa con ese ensayo
  • Incluir tablas o formatos específicos para registrar los datos y las observaciones que se vayan obteniendo durante el experimento

5.- Incluir referencias y fuentes de información adicional

Como clave final para redactar un protocolo de laboratorio, no debemos olvidar incluir todas las referencias y fuentes donde podamos acceder a información adicional en caso necesario.

Entradas relacionadas:

NEWSLETTER ¡No olvides suscribirte a nuestra newsletter aquí para recibir las actualizaciones semanales de este blog de investigación y anticuerpos! 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This