En las ocasiones en las que no encontramos el anticuerpo que se adapta a nuestra necesidad, bien sea porque no está disponible comercialmente, los de las casas comerciales no funcionan bien para nuestro tipo de muestras y aplicación, o necesitamos disponer de él de manera exclusiva; nos podemos plantear producir anticuerpos a medida para nuestra investigación y objetivo.

Sin embargo, decidir entre desarrollar un anticuerpo monoclonal o policlonal no siempre es tarea sencilla.

Lo primero, es conocer las diferencias entre ambos. Los anticuerpos monoclonales son anticuerpos idénticos o clones, porque son producidos por la misma célula B. De esta manera, los anticuerpos monoclonales, son capaces de reconocer un mismo epítopo de una proteína diana. Sin embargo, los anticuerpos policlonales, son una mezcla heterogénea de anticuerpos producidos por varias células B, y, por tanto, reconocerán varios epítopos de la misma proteína.

Anticuerpos a medida ¿Monoclonales o Policlonales?

¿Cómo elijo entre uno u otro? 

A la hora de elegir entre producir un anticuerpo a medida, ya sean monoclonales o policlonales, debemos analizar las características de cada uno, así como sus aplicaciones. En la siguiente tabla, se recogen algunos puntos importantes a tener en cuenta a la hora de la elección.

Tipo de anticuerpoVentajasDesventajasAplicaciones
Policlonales– Alta definición
– Menor coste de producción
– Menor tiempo de entrega
– No son epítopo-específicos
– No son epítopo-específicos
– Variabilidad entre lotes
– Baja reproductibilidad
– WB
– Detección IHQ
– ELISA Directo
– ELISA Indirecto
– IP
Monoclonales– Alta especificidad
– Son epítopo-específicos
– Alta reproducibilidad
– Cero variación entre lotes
– Elevado coste de producción
– Mayor tiempo de entrega
– La especificidad del epítopo puede resultar
en la incapacidad para su reconocimiento
– Cuantificación IHQ
– ELISA Competitivo
– ELISA Sandwich
– FACS

Es fundamental tener clara la aplicación y el uso que queramos hacer de los anticuerpos a medida que produzcamos, ya que hay casos en los que un aparente inconveniente puede ser en realidad una gran ventaja. Por ejemplo, existe la creencia generalizada de que los anticuerpos monoclonales (mAb) son de mayor calidad que los policlonales (pAb), por el simple hecho de que son más específicos.

Contrariamente a esta creencia, la falta de especificidad, que generalmente se muestra como una desventaja de los anticuerpos policlonales, puede ser muy valiosa dependiendo de la aplicación, como en los casos que aquí se presentan:

  •  Los anticuerpos policlonales son una mezcla heterogénea de inmunoglobulinas que reconocen distintos epítopos de una misma proteína, por lo que es posible que varios de ellos se unan simultáneamente a nuestro target, resultando en un incremento de la señal.
  • Además, al reconocer varios epítopos, pequeños cambios estructurales en la proteína target no afectarán, o lo harán en menor medida, al reconocimiento; aportando robustez al experimento.

Sin embargo, para un ensayo que precise máxima especificidad, por ejemplo, cuando se pretende discriminar entre dos isoformas de una proteína, o bien un estudio de mayor envergadura en el que la homogeneidad entre lotes sea un requisito indispensable, la elección más apropiada sería la generación de un anticuerpo monoclonal.

Como norma general, los anticuerpos policlonales son más adecuados cuando llevamos a cabo ensayos cualitativos, mientras que los monoclonales proporcionan mejores resultados en técnicas de carácter cuantitativo.

En los casos en los que la afinidad juegue un papel más importante que la especificidad, lo más adecuado sería decantarnos por la obtención de un anticuerpo policlonal. Este es el caso de utilizar, por ejemplo, técnicas de inmunoprecipitación (IP).

También es recomendable la utilización de un policlonal, cuando trabajemos en una prueba de concepto muy básica para la que contamos con un presupuesto más ajustado. Si posteriormente necesitásemos escalar, una vez el protocolo está validado, sería recomendable adquirir un anticuerpo monoclonal.

Conclusión: Anticuerpos a medida

En resumen, las diferencias entre los anticuerpos monoclonales y policlonales son evidentes, pero ello no significa por sí mismo que unos sean de mayor calidad que los otros. Todo depende de la aplicación que vayan a tener estos reactivos en nuestra investigación, tanto a nivel de la técnica empleada, del presupuesto del que dispongamos, y del uso a medio-largo plazo que queramos darle.

  • Si necesitas es desarrollar un anticuerpo monoclonal, consulta a nuestros expertos para estudien tu caso, y te enviaremos un presupuesto personalizado.
  • Si, por el contrario, estás interesado en producir in anticuerpo policlonal, puedes consultarnos también.
  • Si estás no sabes bien cuál de los dos se adapta mejor a tu proyecto, por la razón que sea, contacta con nosotros, uno de nuestros expertos estará encantado en ayudarte a resolver tus dudas y dar forma al proyecto.

Consulta presupuesto para tus anticuerpos a medida con Abyntek Biopharma

Pin It on Pinterest

Share This