Los kits ELISA son uno de los inmunoensayos más versátiles y utilizados en laboratorios de investigación y diagnóstico para la detección y cuantificación. Sin embargo, frente a la creciente necesidad de detectar analitos presentes en muy bajas concentraciones, estos ensayos presentan algunas limitaciones en cuanto a sensibilidad.

Esta limitación se ha solventado con el desarrollo de variaciones de los inmunoensayos ELISA tradicionales como son los ensayos CLIA. Este tipo de inmunoensayo incluye un sistema de detección quimioluminiscente que lo hace más sensible.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES DE LOS TEST ELISA Y CLIA

Antes de analizar las diferencias entre ensayos ELISA y CLIA, es indispensable conocer las características de cada uno de estos inmunoensayos:

Inmunoensayo ELISA

En los ensayos ELISA se utilizan anticuerpos conjugados a una enzima que, una vez añadido el sustrato cromogénico correspondiente, cataliza una reacción química produciendo en la muestra un cambio de color visible y cuantificable.

Los ensayos ELISA pueden utilizarse tanto para detectar la presencia de un analito en la muestra (cualitativo), como para medir la concentración a la que se encuentra el mismo (cuantitativo). En este último caso es necesario generar una curva estándar mediante la utilización de concentraciones conocidas de antígeno.

Inmunoensayo CLIA

En los últimos años, los ensayos CLIA han ganado terreno en campos como la investigación biomédica, el diagnóstico clínico, la seguridad alimentaria o el análisis farmacéutico, entre otros, debido a su alta sensibilidad y especificidad.

Los ensayos CLIA parten del mismo fundamento técnico que los ELISA. La única diferencia siendo que en este caso la enzima acoplada al anticuerpo de detección cataliza una reacción quimioluminiscente que resulta en la emisión de fotones produciendo luz en vez de un cambio de color visible.

En comparación con otros métodos analíticos, la luminometría proporciona una sensibilidad excepcionalmente alta (1pg/mL) con un rango de detección amplio y el uso de instrumentación no demasiado costosa.

 

Diferencias entre ensayos ELISA y CLIA

Podemos caracterizar las diferencias entre estos dos tipos de ensayo en función del tipo de sustrato que utilizan y la señal, el grado de sensibilidad o incluso las ventajas e inconvenientes que presentan.

Tipo de sustrato y señal

El sustrato de un inmunoensayo es una pieza clave de la reacción, siendo este el que nos permite medir los resultados con precisión. Un ensayo ELISA utiliza sustratos del tipo cromogénico como TMB o ABTS, que buscan teñir la muestra en mayor o menor medida para poder medir el cambio de color; los ensayos CLIA utilizan sustratos luminiscentes como el Luminol o el éster de acridinio, que brillan tras la reacción permitiendo medir la emisión de luz de la misma.

Kits ELISA

Diferencias en sensibilidad

La diferencia entre el grado de sensibilidad de ambas técnicas es notable. Aunque ambas son capaces de detectar cantidades notablemente pequeñas de proteína y son altamente precisas por merito propio, en este departamento, el test CLIA sale ganando.
>Donde un ELISA puede detectar proteínas hasta en una concentración de 500 pg/mL, un test CLIA  es capaz de detectarlas en concentraciones de hasta 1 pg/mL, haciendo de esta una técnica ultrasensible.

Ventajas e inconvenientes

Cada uno de estos inmunoensayos tiene multitud de ventajas e inconvenientes que los hacen ideales para distintos tipos de experimentos.

Los test ELISA, por ejemplo, son rápidos y fáciles de automatizar incluso en su forma más estandarizada, y muchas marcas tienen a la venta kits rápidos que reducen el tiempo de realización del protocolo aún más.  También son ampliamente utilizados en laboratorios de todo el mundo y se considera un ensayo estandarizado y esencial de aprender por cualquier técnico o investigador.

En su contra, el kit ELISA tiene el tiempo en el que debe hacerse la lectura. Esta tiene que realizarse inmediatamente después de la reacción encima-sustrato, por lo que dificulta utilizarlos en una planificación flexible.

Por su parte, los ensayos CLIA cuentan con un mayor rango dinámico que sus contrapartidas, por lo que es considerablemente más preciso. Sus reactivos altamente estables y su bajo fondo lo hacen fácil de automatizar y permiten hacer la lectura de resultados en un periodo amplio de tiempo después de realizar el ensayo.

Sin embargo, realizar un CLIA requiere de equipamiento especializado como un lector de quimioluminiscencia. Esto lo convierte en un procedimiento más costoso y que no está al alcance de todos los laboratorios.

 

Conclusiones

En resumen, los kits ELISA son ampliamente reconocidos y utilizados como el gold standard de los inmunoensayos para detectar la presencia de analitos de forma tanto cuantitativa como cualitativa.

Los test CLIA, por otro lado, son la versión más nueva, moderna y brillante de los kits ELISA. Con un grado de precisión mucho mayor que su contrapartida, su único punto débil es la necesidad de maquinaria especializada para sacarle partido al ensayo.

Ambos son útiles por méritos propios y considerar sus características antes de elegir uno u otro es el primer paso en el camino de un experimento exitoso.

Consulta presupuesto para kits ELISA o CLIA con Abyntek Abiopharma

Si quieres estar al tanto de nuestros protocolos,

whitepapers, resúmenes de investigación y

noticias del sector:

Pin It on Pinterest

Share This