Coincidiendo con el día mundial de la lucha contra el cáncer de mama, hemos querido analizar el impacto que han tenido las relativamente nuevas terapias biológicas, especialmente los anticuerpos monoclonales, contra el cáncer de mama.

Uno de los mayores avances logrados en los últimos años se deriva del conocimiento de los distintos subtipos biológicos del cáncer de mama. Cada uno de estos perfiles es susceptible de ser tratado con recursos terapéuticos específicos, lo que permite administrar un tratamiento personalizado en cada caso que resulte más eficaz y menos agresivo.

En este sentido, se han desarrollado agentes antitumorales con acción más específica sobre las células tumorales, con el fin de aumentar su eficacia y evitar al máximo su toxicidad al reducir los efectos sobre las células sanas de los tradicionales tratamientos de quimioterapia.

Los anticuerpos monoclonales contra el cáncer de mama, lejos aún de sustituir a los quimioterápicos, suponen a día de hoy una terapia adyuvante que ha demostrado efectos beneficiosos en los casos de tumores con características fisiopatológicas más agresivas.

En esta entrada recopilamos los anticuerpos monoclonales contra el cáncer de mama aprobados a fecha de hoy para su uso terapéutico en esta patología.

 

Anticuerpos monoclonales como fármacos antitumorales

La efectividad de los anticuerpos monoclonales contra el cáncer de mama depende directamente de la expresión antigénica de las células tumorales. En este sentido, el antígeno diana debe ser específico de las células tumorales, expresarse en niveles altos, no ha de desprenderse de la superficie celular y debe estar accesible.

Los anticuerpos monoclonales contra el cáncer de mama actúan mediante distintos mecanismos de acción, entre los que cabe destacar:

  • Opsonización
  • Activación del sistema del complemento
  • Citotoxicidad
  • Bloqueo del antígeno diana

Además, las terapias más innovadoras, conjugan fármacos a los anticuerpos monoclonales cuya especificidad los transporta hasta las células cancerosas, incrementando así la eficacia de estos medicamentos y reduciendo su toxicidad.

 

Anticuerpos monoclonales contra el Cáncer de Mama

En la actualidad, son 4 los anticuerpos monoclonales contra el cáncer de mama cuyo uso terapéutico está autorizado por las autoridades sanitarias.

  • TRASTUZUMAB

Trastuzumab fue el primer anticuerpo monoclonal contra el cáncer de mama en ser autorizado, hace cerca de 2 décadas.

Se trata de un anticuerpo monoclonal humanizado de tipo IgG1, contra el receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano (HER-2). El receptor HER-2 se sobreexpresa en un 20-30% de los casos de cáncer de mama, originando una proliferación más rápida del tumor y una mayor agresividad del mismo.

Trastuzumab inhibe la proliferación celular de los tumores HER-2 positivos a través de dos mecanismos de acción principales:

  • La unión de trastuzumab al receptor sobreexpresado inhibe la señalización por la vía de la fosfatidilinositol-3-kinasa, y como consecuencia, inhibe la proliferación celular tumoral.
  • Es un fuerte mediador de la citotoxicidad dependiente de anticuerpos.

 

  • BEVACIZUMAB

Bevacizumab fue el segundo anticuerpo en ser autorizado para ampliar el arsenal terapéutico contra el cáncer de mama.

En este caso, se trata de un anticuerpo monoclonal contra el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF). Este anticuerpo se une a todas las isoformas de dicho factor, bloqueando su unión a los receptores biológicos presentes en la superficie de las células endoteliales vasculares.

El mecanismo de acción principal consiste en el bloqueo de la unión del VEGF a su receptor, inhibiendo así la neovascularización tumoral, y en consecuencia, el crecimiento tumoral.

 

  • PERTUZUMAB

Pertuzumab es uno de los anticuerpos monoclonales contra el cáncer de mama más recientemente autorizados.

Se trata de un anticuerpo monoclonal humanizado de tipo IgG1, que al igual que el Trastuzumab, se une específicamente al receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano (HER-2), y actúa mediante el mismo mecanismo de acción.

 

  • TRASTUZUMAB-EMTANSINA

Trastuzumab-emtansina es un conjugado covalente del anticuerpo monoclonal trastuzumab con el agente citotóxico DM1, que fue autorizado para su comercialización hace poco más de dos años.

El quimioterápico DM-1, cuyo mecanismo de acción consiste en la inhibición de la polimerización de la tubulina deteniendo así el ciclo celular y favoreciendo la apoptosis, actúa de forma selectiva sobre las células tumorales HER-2 positivas gracias a su unión a trastuzumab.  Tras la unión de este anticuerpo al receptor, el complejo se internaliza en la célula liberando los metabolitos citotóxicos en el interior de la misma.

 

Los anticuerpos monoclonales contra el cáncer de mama han supuesto un gran avance en el tratamiento personalizado y selectivo en ciertos tipos de cáncer de mama, pudiendo bloquear específicamente la proliferación de los tumores, y  abriendo la puerta al desarrollo de nuevos fármacos conjugados para dirigir la quimioterapia selectivamente a las células tumorales, haciéndola así más eficaz y menos tóxica.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Pin It on Pinterest

Share This