Cada día son más los estudios que evidencian que los cambios en la composición de nuestro microbioma inciden directamente  en el desarrollo de diversas enfermedades. Es por ello que el estudio del microbiomaabre sin duda un nuevo horizonte a explorar en el abordaje terapéutico de las mismas.

Uno de los microbiomas que más interés suscita, y en consecuencia, uno de los focos más activos a día de hoy, es el estudio del microbioma intestinal humano. La alteración de la comunidad microbiana que habita nuestro tracto gastrointestinal ha demostrado estar correlacionada con el desarrollo de enfermedades y trastornos como la colitis ulcerosa,  enfermedad de Crohn,  celiaquía, diabetes, obesidad, e incluso con el cáncer de colon. De ahí la importancia de la composición de la microbiota intestinal.

Estudio del microbioma intestinal

Los responsables de muchos de estos estudios (sobre todo los multicéntricos y/o aquellos que requieren el reclutamiento de un elevado número de pacientes) coinciden en lo que supone uno de los mayores hándicaps a la hora de reclutar participantes: conseguir estabilizar las muestras de heces que no puedan procesarse de manera inmediata.

En la medida de lo posible, se ha intentado solventar este problema refrigerándolas durante las primeras horas (con el reparo que esto pueda suponer para el paciente que tenga que meterla en la nevera de su casa junto a las pechugas de pollo o los yogures de sus hijos), y/o congelándolas hasta su procesamiento (con el consiguiente incremento de los costes de envío a temperatura controlada y almacenamiento).

Pero, ¿por qué congelar la muestra si puedes mantenerla estable a temperatura ambiente?

Un nuevo kit, el OMNIgene●GUT (OMR-200) (click para ver el producto) desarrollado por la canadiense DNA Genotek, permite la estabilidad de estas muestras  a temperatura ambiente durante dos semanas.

Os dejamos una infografía muy ilustrativa con las ventajas que aporta este nuevo sistema:

estudio-del-microbioma-intestinal-infografia

En definitiva, el OMNIgene●GUT (OMR-200) permite:

  • Fácil recogida y manipulación de la muestra por el paciente / participante
  • La muestra se mantiene estable a temperatura ambiente durante 60 días, con menores costes en los envíos y almacenamiento y menor riesgo de degradación
  • La consistencia líquida de la muestra facilita la posterior manipulación en el laboratorio.

Si tienes alguna duda o quieres recibir más información al respecto, contacta con nosotros aquí.

Fuente imágenes: Technische Universität München y DNA Genotek

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This